San Nilo (Ermitaño del siglo XV) nos advierte sobre el advenimiento del anticristo y nos dice:

  "Después del año 1900, hacia la mitad del siglo XX, el pueblo de ese tiempo será muy distinto, y según se aproxime el advenimiento del anticristo la perversidad irá creciendo. Los deseos y las pasiones carnales crecerán. y el deshonor y la ilegalidad se fortalecerán. Las apariencias de las personas cambiarán a tal extremo, que será casi imposible reconocer a veces entre los hombres y las mujeres por la forma desvergonzada de vestir y los estilos provocativos del cabello.

  El verdadero amor desaparecerá en la mayoría y se exaltará la voluptuosidad y el sexo. Los pastores y Obispos, así como muchas almas consagradas, se convertirán en presuntuosos y arrogantes invadidos por la vanidad y soberbia de su humana sabiduría y serán inútiles o incapacitados para discernir entre el camino recto y el camino del mal.

  La codicia, el adulterio, la homosexualidad y las acciones secretas, sembrarán el terror por casi todos los lugares. Asesinatos, atracos, secuestros, intimidaciones y demás horrores, reinarán sobre la sociedad de ese tiempo.

  A causa de la indiferencia, la tibieza, la incredulidad y la perversidad de las personas, el pueblo en general se verá privado del Don del Espíritu Santo y en la Iglesia de Dios escasearán los verdaderos Pastores piadosos por la indiferencia con respecto a la debida veneración en sus Iglesias...

  Todo esto será el inminente reinado del anticristo... Y será entonces cuando la Justicia Divina caerá contra la faz de la tierra, contra la raza humana..."

 

  Resulta impresionante la exactitud con que describe San Nilo hace 16 siglos, sobre la forma de vida de las gentes de la segunda mitad del siglo XX, predicción que se cumple exactamente y al pie de la letra. Y así sucedió que la humanidad se pervirtió, los Sacerdotes piadosos escasearon, la fe se enfrió, el anticristo llegó... Y hoy la humanidad ya no puede corromperse más, los peores pecados son ensalzados, el odio a Dios y el amor al demonio es llevado como insignia.... Ya solo falta que la Justicia Divina caiga contra la tierra y contra la raza humana... Entonces Jesucristo será servido, adorado y glorificado por los siglos de los siglos. "Ven Señor Nuestro y libra la tierra del mal." Amén

 

P. del S.C. de J.

Escribir comentario

Comentarios: 0