Mensaje de Nuestra Señora de La Salette Francia

 

P. H. de FD.

(Transcripción 2011)

 

Preliminares

 

 

Manifiesto que pertenezco y quiero pertenecer siempre a la Iglesia Católica; a cuya doctrina, dogmas y atículos de fe claramente definidos me adhiero. Por lo tanto si algunas de las afirmaciones declaradas en este folleto fuesen encontradas claramente contrarias o tan solo discordantes con la fe Católica, me retracto de antemano, las deshecho y las doy expresamente por no escritas; y someto mi criterio enteramente al de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

 

Quiero puntualizar que la principal finalidad de ésta transcripción del mensaje profético que diera la Virgen María a Melania Calvat, es la conversión de las almas hacia Nuestro Señor Jesucristo por medio de su Santísima Madre la Virgen María, que tambien es nuestra Madre e intercesora; la otra finalidad es crear conciencia en el lector sobre la inminente proximidad del Juicio de las Naciones, para que así pueda prepararse debidamente a la próxima purificación de la humanidad, pasada la cual Jesucristo triunfará y habrá de existir un solo rebaño y un solo pastor.

 

La Santísima Virgen María nos dice: “Pelead, hijos de la luz, vosotros pequeño número que ahí veis.” Por lo tanto, no tengamos temor de hablar con la verdad. ¡Seamos valientes soldados de Cristo! ¡ Defendamos la Iglesia Católica con la vida misma!

 

Por último cabe aclarar que en éste folleto el mensaje está brevemente comentado y así mismo concordado con textos Bíblicos y realidades históricas (en letras azules, entre corchetes) por quien lo transcribe en Septiembre del 2011.

 

* * *

 

Mensaje de Nuestra Señora de la Salette a Melania y Maximino.

(Francia, 19 de Septiembre de 1846)

 

 

* Los niños Melania Calvat de quince años y Maximino Giraud de once se encontraban pastoreando en la montaña de la Salette enclavada en las inmediaciones de Grenoble Francia, de pronto siendo las seis de la mañana se les aparece la Santísima Virgen María, la cual les dió dos mensajes; uno a Maximino y otro a Melania que es el mensaje para el mundo, el cual consta de dos partes; en la primera habla a Melania de los sucesos inmediatos que vendrían sobre Francia y otros países de Europa si no se arrepentían de sus pecados, y en la segunda parte la Santísima Virgen habla de acontecimientos catastróficos que vendrían sobre la Iglesia Católica y sobre la humanidad entera a partir de su mensaje hasta el "Fin de los tiempos" y "el Triunfo de la Santa Iglesia". Y conmina al Clero y los fieles a ponerse en guardia, reprendiendo a su vez la falta de fe y traición a la Iglesia de Jesucristo Nuestro Señor.

A continuación un extracto de la primera parte del mensaje de Nuestra Señora (el cual fue dado a conocer inmediatamente por Melania), acompañado de algunos argumentos convincentes prodigando pruebas de la realidad sobrenatural de ésta aparición de la Santísima Virgen María:

 

Melania y Maximino ven de improviso una luz inmóvil, y al abrirse divisan en su interior otra luz en movimiento, mucho más brillante. Dentro de ésta luz aparece Nuestra Señora, la cual les dice; "Si mi pueblo no quiere someterse, me veré obligada a dejar que el brazo de mi Hijo caiga sobre él." "...si los pecadores se arrepienten, las piedras y las rocas se convertirán en montones de trigo y las patatas se encontrarán sembradas en la tierra."

 

(Y a continuación enumera una serie de calamidades que amenazan al hombre. Veamos ahora brevemente como aquellos anuncios proféticos fueron confirmados por la realidad histórica.)

 

"En Navidad no habrá patatas..." anunció la Virgen María, [Y así, al comenzar el invierno morían los campesinos de hambre en toda Francia y en el extranjero, principalmente en Irlanda. Como cita el periodico francés Gazette du Midi el 28 de enero de 1847. Los periódicos de Londres del 21 de enero del citado año decían: "Las pérdidas que suponen para Irlanda unicamente la escasez de las cosechas, pueden valuarse en doce millones de libras esterlinas, que son trescientos millones de francos."]

 

"El trigo será agusanado y caerá convertido en polvo..." dice Nuestra Señora. [Y en efecto, en 1851, una enfermedad del trigo causa en Europa pérdidas incalculables. El diario L'Universe escribe el 15 de julio de 1856;"Hemos abierto espigas secas. Algunas no tienen grano alguno, otras encierran un grano insignificante, incapaz de alimentar a nadie. En unas y otras hemos hallado un polvo amarillento, unos pequeños gusanos que son los que causan indudablemente todos éstos estragos. Todos pueden constatar el nuevo fenómeno en cualquier campo de trigo..."]

 

"Sobrevendrá una gran hambre... Los hombres harán penitencia con el hambre." [El precio del trigo en 1854-1855 se eleva a sesenta francos el quintal; y según los periódicos Le Constitionel y L'Universe en 1856, la carestía de víveres produce en Francia la muerte de ciento cincuenta y dos mil personas y más de un millón en toda Europa. El 12 de Diciembre de 1856 añade L'Universe, bajo éste eufemismo; "Fallecimiento producido por la carestía. Muertos de miseria y de hambre." En España , el gobierno compra trigo por valor de sesenta millones de reales a fin de evitar la miseria. En Polonia, los víveres son tan caros en 1856, que el gobierno aumenta en un tercio las pagas de sus funcionarios. ]

 

"Los niños pequeños padecerán temblores y morirán entre los brazos de las personas que los lleven..." [La profecía empieza a cumplirse en el año 1847, en el cantón de Corps. En 1854 mueren en toda Francia setenta y cinco mil niños de la enfermedad que se califica de "Sudorina". Los síntomas son un frío glacial, que los hace después sudar abundantemente, produciéndoles a continuación un temblor y la muerte en dos horas de terribles sufrimientos.]

 

"Las nueces se estropearán y se pudrirán..." [Un informe dirigido en 1852 al Ministerio del Interior, constata que la enfermedad de las nueces ha aniquilado la cosecha del año precedente en las regiones de Lyon, Beaujolais y en Isére Francia. Añade que es la gran calamidad para esas regiones, uno de cuyos principales recursos es la recolección de nueces.]

 

"Las uvas se pudrirán..." [La plaga comenzó en 1848 a consecuencia de la importación de plantas americanas; durante más de un siglo la "filoxera" y el "mildew" perdieron la uva.]

 

(Los castigos que Nuestra Señora anunció para avalar la realidad de su mensaje, fueron confirmados plenamente. Obsérvese que la aparición tuvo lugar en el año 1846, y los comentarios de la prensa aludidos corresponden al año 1847 los más próximos y al 1856 los más lejanos. Puede decirse que la profecía se empezó a cumplir inmediatamente.)

 

* * *

 

 

* Un extracto del mensaje profético (segunda parte) que fuera el secreto revelado a Melania para la Iglesia y la humanidad entera, fue dado a conocer públicamente por Melania con el Imprimatur del Obispo de Lecce Italia en 1859 y posteriormente en 1922 se publicó el texto completo con la licencia del Reverendo Padre Lepidi, O.P. Asistente Perpetuo de la Congregación del Santo Oficio. (En éste folleto el mensaje está brevemente comentado y así mismo concordado con textos Bíblicos y realidades históricas por quien lo transcribe en el año 2011.) El texto completo del mensaje es el siguiente:

 

"Melania, esto que te voy a decir ahora no será siempre secreto; puedes publicarlo en 1858:

Los Sacerdotes, Ministros de Mi Hijo, los Sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias y su impiedad al celebrar los Santos Misterios, por su ambición al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza, sí, los Sacerdotes piden venganza y la venganza pende de sus cabezas, ¡ay de los Sacerdotes y personas consagradas a Dios, que por sus infidelidades y mala vida crucifican de nuevo a Mi Hijo! Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al Cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a las puertas, pues ya no se encuentra nadie que implore misericordia y perdón para el Pueblo; ya no hay almas generosas ni persona digna de ofrecer la Víctima sin mancha al Eterno en favor del mundo. Dios va a castigar de una manera sin precedentes. ¡Ay de los habitantes de la Tierra! Dios va a derramar su cólera y nadie podrá sustraerse de tantos males juntos. Los jefes, los conductores del Pueblo de Dios, han descuidado la oración y la penitencia, y el demonio ha oscurecido sus inteligencias, se han convertido en estrellas errantes que el viejo diablo arrastrará con su cola para hacerlos perecer. Dios permitirá a la antigua serpiente poner divisiones entre los soberanos, en todas las sociedades y en todas las familias. Se sufrirán penas físicas y morales. Dios abandonará a los hombres a sí mismos y enviará castigos que se sucederán durante más de 35 años. La sociedad está en vísperas de las más terribles calamidades y los más grandes acontecimientos. Se verá obligada a ser gobernada por una vara de hierro y a beber el cáliz de la cólera de Dios.

 

[Hasta este punto, la Santísima Virgen María advertía a los Sacerdotes del inminente peligro que corría la Iglesia Católica, por la introducción del liberalismo con el que comenzaba en ese entonces la apostasía de las naciones, y les conminaba a ponerse en guardia, exhortandoles a desterrar el mal que estaba introduciéndose por medio del cual llegaría el anticristo al mundo. María Santísima anunciaba 35 años de castigos, (principalmente para la Iglesia) los cuales se cumplieron entre 1846 y 1881, durante todo el Pontificado de S.S. Pío IX e inicios del pontificado de S.S. Leon XIII. Así mismo en 1848 estalló la Tercera Revolución Francesa, durante la cual se proclamó la Segunda República. En 1852 Napoleón III restablecía el Imperio formando el Segundo Imperio. En 1870 estalló la Cuarta Revolución Francesa que puso fin al Segundo Imperio y restableció la República; y así bien puede entenderse que Francia estuvo envuelta en calamidades, guerras y desastres durante muchos años. Más no solo Francia sufría, ya que durante ese mismo tiempo Italia y muchos países europeos, asiáticos y americanos pasaban por iguales circunstancias civiles y persecuciones religiosas.]

 

Que el Vicario de Mi Hijo, el soberano Pontífice Pío IX, no salga ya de Roma después del año 1859; pero que sea firme y generoso; que combata con las armas de la fe y del amor. Yo estaré con él. Que desconfíe de Napoleón, su corazón es doble, y cuando quiera a la vez ser Papa y Emperador, muy pronto se retirará Dios de él. Es un águila que queriendo siempre elevarse caerá sobre la espada de la cual quería servirse para obligar a los pueblos a ensalzarlo.

 

[Se refiere a Napoleón III (Carlos Luis Napoleón Bonaparte, nacido en París en 1808). Quien fue nombrado presidente de la recién formada segunda República de Francia en 1848, y en 1859 ayudó a la liberación de Italia. Dicho gobernante en su momento quiso dominar al Papa y la Iglesia Católica, sin embargo tal como lo predijo la Virgen María fue derrocado por las mismas naciones que le habían ayudado a llegar al poder]

 

Italia será castigada por su ambición de querer sacudir el yugo del Señor de los señores; también será entregada a la guerra. La sangre correrá por todas partes. Las Iglesias serán cerradas o profanadas. Los Sacerdotes y religiosos serán perseguidos; se les hará morir, y morir con una muerte cruel. Muchos abandonarán la fe, y el número de Sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande; entre estas personas se encontrarán incluso Obispos.

 

[Los sucesos de esta profecía están avalados por los hechos registrados historicamente. Se sabe que despues de haber sido usurpados los Estados Pontificios se formó la sociedad secreta de los Carbonarios relacionada con la masonería, cuyo fin era arruinar el poder temporal del Papa y reunir toda la península en una sola nación. Desde entonces las sociedades secretas no cesaban en sus conspiraciones contra el Pontificado. Habiendo sido asesinado el Conde Pelegrino Rossi, ministro de S.S. Pio IX, el Papa cedió a la violencia y tuvo que abandonar la ciudad eterna y refugiarse en Gaeta en el reino de Nápoles en el año 1848. Habiendo pedido auxilio a las naciones Católicas, la República Francesa le envió un importante cuerpo de tropas, de suerte que el Papa pudo regresar a su capital, despues de una ausencia de diecisiete meses. La relativa tranquilidad del Papa duró hasta 1856, año en el que el soberano de Francia Napoleón III y el rey de Piamonte Victor Manuel II firmaron secretamente un acuerdo en el que el primero se comprometía a retirar sus tropas de Roma, y efectivamente en 1860 fueron retiradas al tiempo que el caudillo Garibaldi al frente de numerosas hordas revolucionarias invadían los estados Pontificios. En Castelfidardo y Ancona los defensores del Papa fueron vencidos por sus contrarios en 1860 despues de una heroica resistencia.]

 

Que el Papa se ponga en guardia contra los obradores de milagros, pues ha llegado el tiempo en que los prodigios más asombrosos tendrán lugar en la tierra y en los aires. En el año 1864, Lucifer con un gran número de demonios, serán desatados del infierno. Abolirán la fe poco a poco, aun entre las personas consagradas a Dios; las cegarán de tal manera que, a menos de una gracia particular, esas personas tomarán el espíritu de sus malos ángeles: Muchas casas religiosas perderán completamente la fe y perderán a muchísimas almas. Los libros malos abundarán en la Tierra y los espíritus de las tinieblas extenderán por todas partes un relajamiento universal en todo lo relativo al servicio de Dios y obtendrán un poder extraordinario sobre la naturaleza: Habrá iglesias para servir a esos espíritus. Habrá por todas partes prodigios extraordinarios, por que la fe se ha extinguido y la falsa luz alumbra al mundo. ¡Ay de los príncipes de la Iglesia que se han dedicado únicamente a amontonar riquezas sobre riquezas, poner a salvo su autoridad y a dominar con orgullo!

 

[Es de suponerse que los referidos "prodigios" son los avances tecnológicos. Históricamente podemos constatar que esta parte de la profecía se cumplió al pie de la letra. Por su parte el Papa Pío IX escuchando las advertencias de la Virgen María, escribió varias encíclicas al respecto y publicó el "Syllabus" el 8 de Diciembre de 1864, en los cuales con admirable firmeza y celo procuró la conservación y propagación de la verdadera fe y condenó el racionalismo, el panteísmo, el ateísmo, el modernismo y el liberalismo entre otras perniciosas doctrinas diabólicas.]

 

Los gobernantes civiles tendrán todos un mismo plan, que será abolir y hacer desaparecer todo principio religioso, para dar lugar al materialismo, al ateísmo, al espiritismo y a toda clase de vicios. En el año 1865 se verá la abominación en lugares santos, en los conventos, las flores de la Iglesia estarán corrompidas y el demonio será como el rey de los corazones. Que los que estén al frente de las comunidades religiosas vigilen a las personas que han de recibir, porque el demonio usará de toda su malicia para introducir en las ordenes religiosas a personas entregadas al pecado, pues los desórdenes y el amor de los placeres carnales se extenderán por toda la Tierra.

 

[Aquí la Santísima Virgen ponía en guardia a las altas Jerarquías eclesiásticas y a los sacerdodes conta los poderes civiles (la judería masónica) y los reformadores; los cuales por medio de la "Quinta Columna" fueron quienes comenzaron la introducción con gran virulencia, de nefastas doctrinas diabólicas en la Iglesia Católica a partir de 1865 tal como lo profetizara nuestra Santísima Madre.]

 

El Vicario de Mi Hijo tendrá mucho que sufrir, por que por un tiempo la Iglesia será entregada a grandes persecuciones. Esta será la hora de las tinieblas. La Iglesia tendrá una crisis espantosa. Dado el olvido de la Santa fe en Dios, cada individuo querrá guiarse por sí mismo y ser superior a sus semejantes. Se abolirán los poderes civiles y eclesiásticos; todo orden y toda justicia serán pisoteados; no se verán más que homicidios, odio, envidia, mentira y discordia sin amor por la patria y por la familia. El Santo Padre sufrirá mucho. Yo estaré con él hasta el fin para recibir su sacrificio. Los malvados atentarán muchas veces contra su vida, sin poder poner fin a sus días; pero ni él ni su sucesor verán el Triunfo de La Iglesia de Dios.

 

[El Santo Padre Pio IX ocupó el solio de 1846 a 1878, y en efecto sufrió ser el blanco de las contradicciones, calumnias, graves persecuciones y atentados contra su vida de parte de los enemigos de la Iglesia. Durante su reinado vio desaparecer el poder temporal de la Santa Sede, ya que Napoleón III entregó al rey de Piamonte-Cerdeña Victor Manuel II de Saboya los Estados Pontificios y Roma, el cual se apoderó de estos entre los años 1859 y 1870; no dejando al jefe de la Iglesia más que el Palacio del Vaticano. En cuanto al triunfo de la Iglesia al que se refiere la Santísima Virgen María, es el triunfo posterior a las persecuciones a las que por un tiempo sería entregada la Iglesia, se entiende que despues de aquella crisis espantosa que sufrió la Iglesia durante el Pontificado de S.S. Pío IX; y en efecto, ni él ni su sucesor S.S. Leon XIII vieron el triunfo de la Iglesia de Dios. Fue hasta Sn. Pío X que hubo un periodo de paz para la Iglesia Católica]

 

Veinticinco años de abundantes cosechas harán olvidar que los pecados de los hombres son la causa de todos los males que suceden en la Tierra, pero los hijos de la Santa Iglesia; los hijos de la fe, mis verdaderos imitadores, crecerán en el amor de Dios y en las virtudes que me son más queridas. ¡Dichosas las almas humildes guiadas por el Espíritu Santo! Yo combatiré con ellas hasta que lleguen a la plenitud de la edad.

 

[Puede creerse que se refiere a los 25 años de aparente paz y prosperidad para el mundo (1887-1914), asi como al tiempo de tranquilidad para la Iglesia durante parte del el Pontificado de S.S. León XIII (1878-1903) y el Pontificado de Sn. Pio X (1903-1914). Aquí nuestra Madre promete su asistencia a los seguidores y defensores de la Santa Iglesia.]

 

Francia, Italia, España e Inglaterra entrarán en guerra; la sangre correrá por las calles; el francés luchará contra el francés, el italiano contra el italiano; enseguida habrá una guerra universal que será espantosa. Por algún tiempo Dios no se acordará de Francia ni de Italia, porque el Evangelio de Jesucristo no es ya conocido. Los malvados desplegarán toda su malicia, se matarán, se asesinarán mutuamente aun dentro de las casas.

 

[Aqui Nuestra Madre nos anunciaba proféticamente la guerra posterior al periodo de paz para el mundo, que no es otra que la "Gran Guerra" o Primera Guerra Mundial (1914-1918). Podemos constatar los detalles en los libros de historia. Y leemos en el Evangelio de San Marcos: Mas cuando oigais de guerrasy rumores de guerras, no os turbeis, porque es necesario que suceda así; pero aun no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos."

 

La Tierra será castigada con todo género de plagas; habrá guerras, hasta la última que harán los diez reyes del anticristo, todos los cuales tendrán un mismo plan, y serán los únicos que gobernarán al mundo. Antes que eso suceda, habrá una especie de falsa paz en el mundo; no se pensará más que en divertirse; los malvados se entregarán a toda clase de pecados. Esta paz entre los hombres no será larga. Un precursor del anticristo, con sus tropas de muchas naciones, combatirá contra el verdadero Cristo, el único Salvador del mundo; derramará mucha sangre y pretenderá aniquilar el culto a Dios para ser tenido como un dios.

 

[El Evangelio según San Mateo dice: "Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oireis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbeis, porque es nece-sario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y sereis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Más el que persevere hasta el fin, éste será salvo." Aqui la Santísima Virgen nos advierte sobre la última guerra de Satanás contra la Iglesia de Jesucristo. Así mismo alerta a la humanidad sobre el principio de los dolores que iniciarían con la Segunda Guerra Mundial; y asi los diez reyes del anticristo referidos e inmiscuídos en dicha guerra fueron; Polonia, Gran Bretaña, Francia, U.R.S.S., E.U.A., Yugoslavia, Holanda, Alemania, Italia y Bélgica. Aunque hubieron muchas otras naciones inmersas en ésta terrible guerra, el plan fundamental disfrazado de los dirigentes de éstas naciones referidas guia-dos por la judería masónica (La Sinagoga de Satán), fue el de destruir la Iglesia Católica desde sus cimientos, y fue borrar de la memoria a Jesucristo, por medio de su ideologías y doctrinas diabólicas derivadas de la Masonería, algunas de las cuales son: Ateísmo, Racionalismo, Liberalismo, Indiferentismo, Humanismo, Modernismo, Comunismo, Socialismo, Fascismo, Racismo, Nacionalismo, Materialismo, Igualitarismo, Existencialismo, etc, etc... Y efectivamente, tal como nos lo anunciara con mucha antelación la Santísima Virgen María, lograron su objetivo, ya que dichas doctrinas nefastas a pesar de los esfuerzos en defensa de la fe de la Iglesia fundada por Jesucristo realizados por S.S. Pío IX, S.S. León XIII, San Pío X, S.S. Pío XI, y S.S. Pío XII (último Papa verdadero); se infiltraron en la Iglesia por medio de Juan XXIII (primer "antipapa usurpador" infiltrado en el Vaticano por la Quinta Columna de la masonería). Y la Santa Iglesia Católica fundada por Nuestro Señor Jesucristo fue desplazada por la "Iglesia Ecumenica" ¡por esa la Roma apóstata, la falsa iglesia, la usurpadora! y su mescolanza de doctrinas diabólicas que imperan y son las únicas que gobiernan al mundo entero. Pues escrito ya estaba en el Apocalipsis: "Pero el patio que está fuera del templo dejalo aparte, y no lo midas, por que ha sido entregado a los gentiles (apóstatas); y ellos hollarán la Ciudad Santa cuarenta y dos meses.", "Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él." "...¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo." "...Y el dragón le dio su poder y su trono y grande autoridad.", "...y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia (Roma apóstata), y adoraron al dragón (el diablo) que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quien como la bestia, y quien podrá luchar contra ella? Tambien se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo y de los que moran en el Cielo. Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. Tambien se le dió autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo." Y así la verdadera Iglesia de Cristo con todos sus fieles fue y es perseguida y ha de actuar en catacumbas, pues tambien está escrito: "Y la mujer (la Iglesia) huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.", "Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila (los dos testigos), para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo.", "Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo." En cuanto al precursor que nombra Nuestra Santa Madre, cabe esperar que fuera un gobernante civil y no eclesiástico. Así como la Virgen María cita anteriormente en éste mismo mensaje a Napoleón el cual fuera un gobernante civil, y puesto que aquí habla de "tropas de muchas naciones", puede discurrirse que tal hombre debiera ser poderoso, con muchos aliados y enemigo del Cristianismo. Ahora bien, si sabemos que estas cosas deberían suceder despues de los acontecimientos antes descritos (la Primera Guerra Mundial) y despues de un corto periodo de falsa paz entre los hombres, (Apocalipsis: "Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora.") periodo de 21 años comprendido entre el final de la Primera Guerra Mundial en 1918 y el inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939, (para calcular el periodo leamos en la 2° epístola de Sn. Pedro: "...no ignoreis esto: que para el Señor un día es como mil años y mil años como un día.") El único gobernante posterior a dichos hechos con tal poder fue Adolph Hitler que con sus tropas de muchas naciones aliadas inició la más terrible guerra mundial, dirigida contra la humanidad, y cuya oculta y principal finalidad fue destruir la Iglesia de Jesucristo; por lo cual podemos pensar que la Madre de Dios pudo haberse referirse a él.]

 

La naturaleza clama venganza contra los hombres y tiembla de espanto en espera de lo que debe suceder en la Tierra encharcada de crímenes, temblad Tierra y vosotros que haceis profesión de servir a Jesucristo y que interiormente os adorais a vosotros mismos, temblad; pues Dios va a entregaros a su enemigo, porque los Lugares Santos están en la corrupción; muchos conventos no son ya casa de Dios, sino pastizales de asmodeo. Roma perderá la fe y será la sede del anticristo.

 

[Aquí claramente se entiende que el enemigo al que serán prontamente entregados los malos Cristianos adoradores de sí mismos y la humanidad entera, es el demonio, el enemigo de Dios y del hombre por consecuencia. La Santísima Virgen María nos anunció la apostasía y el pronto reinado del anticristo y nos dijo claramente cual sería su sede "Roma". Aquí cabe aclarar que Roma perdió la fe al momento que Juan XXIII aperturó el "Concilio Vaticano II" o mejor dicho el conciliábulo, el once de Octubre de 1962 (y por cierto, ¿cuando se clausuró el Concilio Vaticano I?). En cuanto a ésto podemos leer en el Apocalipsis: "Y lamujer(la Iglesia) estaba vestida de púrpura(obispos) y escarlata(cardenales), y adornada de oro(Papado), de piedras preciosas(sacerdotes), y perlas(fieles), y tenía en la mano un cáliz de oro (la fe) lleno de abominaciones (herejías y blasfemias) y de la inmundicia de su fornicación (traición, infidelidad, mescolanza de falsas ideologías, alianza con falsas religiones y apostasía); y en su frente un nombre escrito, un misterio: Babilonia la grande(la gran ciudad de Roma que fuera la sede de la verdadera Iglesia de Jesucristo durante casi dos mil años; llamada Babilonia despues de su infidelidad), la madre de las rameras (infieles) y de las abominaciones (herejías y blasfemias) de la tierra(la religión)." Por lo tanto la Virgen María alertó a los Católicos para que no fueran engañados o arrastrados, y para que no participaran en la apostasía, al respecto nos dice San Juan en el Apocalipsis: "Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seais partícipe de sus pecados, ni recibais parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades."]

 

Durante ese tiempo nacerá el anticristo, de una religiosa hebrea, de una falsa virgen, que tendrá comunicación con la antigua serpiente, maestra de impureza. Su padre será Obispo. Al nacer vomitará blasfemias, tendrá dientes; en una palabra será el demonio encarnado, lanzará gritos espantosos, hará prodigios y no se alimentará sino de impurezas. Tendrá hermanos, que aunque no sean como él demonios encarnados, serán hijos del mal; a la edad de doce años llamará ya la atención por las ruidosas victorias que alcanzarán. Bien pronto estará cada uno a la cabeza de los ejércitos, asistidos por legiones del infierno. Los demonios del aire, con el anticristo, harán grandes prodigios en la Tierra y en los aires, y los hombres se pervertirán más y más. Dios cuidará de sus fieles servidores y de los hombres de buena voluntad.

 

[Durante ese tiempo (1962, momento en que Roma pierde la fe al aperturar el "Conciliabulo Vaticano II"), nace el anticristo. Pero, ¿quien o que es el anticristo del que nos habla la Santísima Virgen María? sin duda alguna, la mismísima Roma apóstata, "la Roma ecumenista", "la segunda bestia", "la otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como un dragón" "la que ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella ..." "la bestia que: hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la (primera) bestia o el número de su nombre", "la mujer sentada sobre una bestia escarlata...", "Babilonia la grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra" nombrada de estos modos en el Apocalipsis; ésta Roma apóstata y pagana es el anticristo en cuanto a institución o ente visible, (ES SU CUERPO).

Y ¿quien es esa religiosa hebrea, falsa virgen de la que había de nacer? Simple y sencillamente la "Masonería Sionista", el Judaísmo Sionista anticristiano o "la primera bestia", "la bestia con siete cabezas y diez cuernos", "la bestia que era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición.", "la bestia que era y no es, que es tambien el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición", "la bestia que sube del mar y tiene siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas, y sobre sus cabezas un nombre blasfemo", "la bestia a la que se le dió autoridad para actuar durante cuarenta y dos meses", "la bestia escarlata sobre la que se sienta la mujer", "la bestia cuya herida mortal fue sanada", "la bestia cuyo número es seiscientos sesenta y seis"; es esa primera bestia nombrada de estos modos en el Apocalipsis, y es esta bestia invisible ante los ojos de los hombres, la mayor enemiga de Jesucristo de la cual nació la apostasía y todas las herejías introducidas a la Iglesia por medio del Vaticano II, por lo tanto ésta bestia "oculta" también es el anticristo, (ES SU ESPÍRITU), al cual la antigua serpiente dió su poder.

En cuanto a su "padre", la Santísima Virgen nos dijo que sería Obispo. Más ¿cual Obispo? es de esperarse que no se refiere a cualquier Obispo, sino al "Obispo de Roma" (al Papa, o mejor dicho "al usurpador", al "antipapa"). La Santísima Virgen María nos dice tambien que "tendrá hermanos", los cuales obviamente son los líderes de las diversas sectas Cristianas y las otras falsas religiones con los cuales la Roma apóstata está enmancuernada y con los cuales pactó alianzas e hizo una mescolanza y amalgama de doctrinas diabólicas, las cuales fueron introducidas en la "nueva Iglesia Ecuménica" (que se hace llamar "Iglesia Católica"); nos dice tambien que "a la edad de doce años llamaría la atención por las ruidosas victorias que alcanzarían", y en efecto a finales del año 1969 (casi doce años contados a partir del inicio del Pontificado de Juan XXIII), la gran victoria del anticristo fue imponer a la Iglesia entera el "Novus Ordo Misae" o "Nueva Misa Montiniana". Tambien nos dice que "los demonios del aire harán grandes prodigios", éstos demonios referidos son por lógica los que atentan contra la fe. Ahora muchos se preguntarán; ¿pero cual Papa, de cual de ellos nos habla la Santísima Virgen en su mensaje? más la pregunta debiera ser: ¿cuales de ellos? puesto que; desde el Vaticano II hasta la fecha han reinado cuatro de ellos (los cuales son las cuatro bestias de las que nos habla el Profeta Daniel en el Antiguo Testamento), y éstos masones, "antipapas usurpadores" son: Angelo Roncalli, Juan XXIII (1958-1963); éste usurpador que inició la apostasía al aperturar el "Vaticano II", (usurpó cínicamente hasta el nombre, ya que hubo un Juan XXIII -antipapa- entre los años 1410 a 1415); Giovanni Battista Montini, Paulo VI (1963-1978); cuya terrorífica obra fue abolir o "quitar el continuo Sacrificio"(la Santa Misa) en 1969 instaurando e imponiendo su "Novus Ordo Misae",de esto nos habló el Profeta Daniel: "Y se levantarán de su parte tropas que profanarán el Santuario y la fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio,y pondrán la abominación desoladora."; Karol Wojtyla, Juan Pablo II (1978-2005), terrible hereje y blasfemo, destructor de la Iglesia que "se hizo adorar por la humanidad como si fuese Dios" como dice el Apocalipsis: "Y abrió su boca en blasfemias; y se le dió autoridad para actuar cuarenta y dos meses." "Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida..." o como dice San Pablo a los Tesalonicenses: "Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá (nuestro Señor Jesucristo) sin que antes venga la apostasía,y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el Templo de Dios como Dios, haciendose pasar por Dios."; y Joseph Ratzinger, Benedicto XVI (2005- ¿2012/13?) éste es "EL FALSO PROFETA", que encamina a la humanidad entera hacia la inauguración de los anticristicos y satánicos "Nueva Religión Universal" y "Novus Ordo Mundiale" (recordemos: "Novus Ordo Misae" ¿Coincidencia en los nombres? porsupuesto que no, es evidente que todo es un plan masónico). Ratzinger es "el falso profeta que había hecho delante de ella (de la segunda bestia) las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la (primera) bestia, y habían adorado su imagen", "el falso profeta que junto con la bestia es lanzado vivo a un lago de fuego y azufre"...(lo cual ocurrirá en la Parusia o Juicio de las Naciones). Es de él de quien nos habla San Juan en el Apocalipsis, y es un lobo vestido con piel de oveja cuya misión es la de acabar y destruir con hipocresía y engaños al último rebaño fiel de la Verdadera Iglesia Católica; tal como nos lo dice San Pablo "...inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden (aqui se pueden incluir a los "tibios" que aun pertenecen a la verdadera Iglesia), por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos." Pero no logrará su objetivo final, ya que Dios ha prometido que las puertas del infierno no prevalecerán contra su Iglesia; además la Santísima Virgen nos dice que: "Dios cuidará de sus fieles servidores y de los hombres de buena voluntad". Queda claro que éstos cuatro hombres usurpadores del Papado, que éstos cuatro últimos antipapas, son tambien el anticristo, (SON SU CABEZA APARENTE).

Hasta éste punto podemos ver que las Sagradas Escrituras se han cumplido al pie de la letra en sentido espiritual y real. No podemos pasar por alto que Joseph Ratzinger fue el Prefecto de la "Congregación para la Doctrina de la Fe" anteriormente llamada "Santo oficio" y que él, precisamente él, fue siempre el consejero de los últimos antipapas ¿casualidad? es obvio que no, puesto que aquí se ve el proceder de la masonería sionista que siempre trabaja "desde atrás" simulando hacer el bien. Asi que podemos esperar que él mismo, Benedicto XVI sea quien entregue absolutamente lo que que queda de la Iglesia aparente, o sea la institucion misma, al poder de la masonería para que uno de sus lideres la maneje y cambie hasta el nombre la Iglesia. (¿Puras conjeturas? Habrá que esperar y ver que sucede.) Por último, aquí cabe señalar que hay unas ciertas creencias muy extendidas por el mundo, y que por éstas creencias los hombres andan buscando en todos lados (sin encontrarlo) a un anticristo que se haga pasar por Jesucristo mismo, andan esperando a un burdo imitador de Él que se le parezca físicamente; pero es insensato pensar que esto pudiera suceder, pues lógicamente nadie, ni creyentes ni ateos, lo seguirían, además que Dios mismo no permitiría tal ultraje a la persona de Jesucristo. También hay quienes creen que el anticristo será un gobernante civil o un líder ateo con gran poder para gobernar tiránicamente, perseguir y matar físicamente a gran cantidad de hombres,(de ésta clase de líderes poderosos han habido muchos en toda la historia de la humanidad); más no es posible que uno como ellos sea el anticristo, ya que las Sagradas Escrituras y la Santísima Virgen María nos hablan del mayor enemigo de Dios Nuestro Señor Jesucristo y de su Santa Iglesia, que la destruye desde adentro; sea dicho de otro modo, un liderazgo religioso con poder mundial, no un lider civil; un poderosísimo líder que mata las almas, al que Satanás da su autoridad y poder. Por tanto no podemos descartar que Dios en la espera de que se complete el número de sus elegidos; al final de estos tiempos y poco antes del Juicio de las naciones, también permita por un corto tiempo para "separar el trigo de la cizaña", el reinado temporal del poderoso líder mundial que preparan los masones, dicho de otro modo, el falso mesías que esperan los judíos; el cual según sus creencias, con la instauración de su Nuevo Orden Mundial, les dará el poder absoluto sobre la humanidad entera. Entonces éste líder sería en sí mismo el anticristo encarnado, parte de la primera bestia, parte de su inmundo espíritu, su líder visible. Y asi de este modo las palabras de las Sagradas Escrituras tambien quedarian cumplidas literalmente, al pie de la letra, fisica y realmente. Por lo tanto, aunque sabemos que la "marca en la frente o en la mano derecha" de la que nos habla Dios simbolizan los pensamientos y las acciones del hombre al servicio de la bestia (lo cual empezó a cumplirse a partir de la apertura del Vaticano II); Como dice el Apocalipsis: "...Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él tambien beberá del vino de la ira de Dios..." "y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.." Por tanto podemos razonar que si Dios permite el reinado temporal del antedicho líder, cabe la posibilidad de que dicha "marca" pueda conviertirse tambien en un hecho realmente físico, y así todos los hombres al servicio del Nuevo Orden Mundial serían marcados literalmente. Sobre esto podemos leer en el Apocalipsis: " ...mandando (la otra bestia o líder religioso) a los moradores de la tierra que le hagan imagen (¿un líder?) a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió (¿el judaísmo?). Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia (¿dar poder al líder del judaísmo?), para que la imagen (el líder) hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase (a la bestia o masonería judaizante). Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis." (*No ahondaremos aquí sobre éste tema que merece un estudio profundo y explicación detallada). Y mientras los hombres insensatos, ciegamente esperan dormidos el advenimiento de un absurdo anticristo (para defenderse de él), no se dan cuenta o mejor dicho no quieren ver, que la Bestia ha estado reinando en el mundo desde hace muchos años arrastrando con su cola a la humanidad. Cabe señalar que las falsas creencias e ideas en cuanto a un anticristo remedo de Jesucristo, que mantienen al hombre a la expectativa de su aparición; han sido inventadas, infundidas y difundidas en el mundo entero por la mismísima masonería, por medio de su "New Age" y demás patrañas diabólicas, valiendose de un enorme bombardeo mediatico para que asi la humanidad entera y principalmente los Católicos, no vean la verdad de los hechos y la mayoría de éstas profecías Bíblicas y Marianas ya cumplidas y a punto de culminar.]

 

La Iglesia será eclipsada, el mundo quedará consternado. Pero he ahí a Enoc y Elias, llenos del espíritu de Dios; predicarán con la fuerza de Dios, y los hombres de buena voluntad creerán en Dios, y muchas almas serán consoladas; harán grandes prodigios por la virtud del Espíritu Santo y condenarán los errores diabólicos del anticristo.

 

[Es razonable pensar y es de esperarse que la Virgen María nos habla aquí tanto literalmente como al modo metafórico que los Evangelistas lo hacen al decir que San Juan Bautista "es el Elías que había de venir" y así como San Juan no era literalmente Elías, sino que era como Elías, del mismo modo ha de entenderse que Enoc y Elías de los que nos habla nuestra Santísima Madre y que son los dos Testigos de los que nos habla la Sagrada Biblia, al inicio del reinado del anticristo, no serían ellos personalmente, sino serían dos personajes que actuarían como ellos, defendiendo la Verdad de la Iglesia de Dios. Y aquí puede discurrirse que Nuestra Madre puede estar refiriendose metafóricamente a dos hombres inspirados por el Espíritu Santo, que habían de defender a la Verdadera Iglesia de Jesucristo y condenar los errores diabólicos del anticristo, así como lo dice San Juan en el Apocalipsis: "Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Éstos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. Estos tienen el poder de cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran" (lo anterior puede entenderse a modo de metáfora como: "tendrán el poder de condenar los errores diabólicos".) Siendo así es de suponerse que serían dos hombres con autoridad eclesiástica que podrían anatematizar públicamente los errores infiltrados en la Iglesia y guiar al Pueblo escogido de Dios. Por lo tanto estos dos defensores actuarían en terribles tiempos de apostasía, los cuales sin lugar a dudas son los tiempos comprendidos a partir de la apertura del "conciliábulo" Vaticano II el once de Octubre de 1962 por Juan XXIII hasta el final de los tiempos. Teniendo este conocimiento, podemos decir, que aunque durante todo ese tiempo han habido grandes defensores de la Iglesia, solo dos de ellos parecen cumplir con los requisitos para ser el Enoc y el Elías de los últimos tiempos. En cuanto a ésto nos dice San Judas en su epístola universal: "De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo; He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra Él. Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho." Y así con éste mismo modo de hablar y con el mismo espíritu de Enoc hablaba el Cardenal Ottaviani, el cual señaló las herejías y defendió hasta el final de sus días (desde el corazón mismo del Vaticano), la verdadera fe de la Iglesia, y tuvo que sufrir un verdadero martirio al oponerse a los reformadores apóstatas. Este santo y sabio Cardenal (que es uno de los autores del libro "Complot contra la Iglesia"el cual fue entregado al clero que participaría en el Concilio Vaticano II en1962 ) y entregó a Paulo VI su "Carta a los Episcopados"fechada el 24 de Julio de 1966 en la que señala diez errores o peligros muy graves en materia de fe, y en la que el punto central fue la defensa de la Santa Misa; a esta carta adjuntó un documento de estudio consciensudo hecho por un grupo de teólogos y liturgistas de Roma sobre el "Novus Ordo Misae" (ese "Motu Proprio" herético de Paulo VI del 3 de Abril de 1969 e impuesto fraudulentamente por él mismo a toda la Iglesia el 30 de Noviembre de 1969), en dicho documento se demuestra que la "Nueva Misa" no es una Misa Católica. El Cardenal Ottaviani fue un candelero que alumbró a los Sacerdotes vacilantes y a los fieles católicos de buena voluntad, los cuales encontraron en él un valuarte de la verdad y pudieron sostenerse en la fe de siempre contra la apostasía. En cuanto a Elías nos dice Malaquías en la Biblia: "He aquí, Yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día de Yahvéh, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.", y San Pablo en su carta a los Romanos: "No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabeis que dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme? Pero ¿que le dice la Divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. Así tambien en éste tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia." Y así al fallecer el Cardenal Ottaviani lo sucedió en la defensa de la verdad otro santo prelado contemporaneo a él; el Arzobispo de Tulle, Monseñor Marcel Lefebvre, que fue uno de las pocas cabezas que pensaron y con corazón valeroso actuaron en la minoría angustiada del Vaticano II. Este Arzobispo fundó en Eccone Suiza la "Fraternidad Sacerdotal de San Pío X"en Noviembre de 1970, seminario en el cual se formarían Sacerdotes con el espíritu de la Santa Iglesia Católica de siempre, esto acarreó a Monseñor Lefebvre ser alejado de Roma, perseguido, odiado, acallado, estremecido, atacado por Paulo VI y todos sus secuaces y sucesores hasta el tiempo actual... Este gran Arzobispo que estuvo presente en las primeras sesiones del Vaticano II y firmó algunas actas; al percatarse del espíritu diabólico que imperaba en el "conciliábulo", luchó incansablemente por la Verdadera Fe contra la apostasía imperante y contra los errores satánicos introducidos en la Iglesia por medio de dicho Vaticano II; y asi actuó en defensa de la fe hasta el final de sus días, constituyéndose de este modo en el otro valuarte y candelero que alumbró en medio de la obscuridad al verdadero Pueblo de Dios. Aquí cabe aclarar que al fallecer ellos no murió su espíritu ni su obra, ya que de hecho Mon-señor Lefebvre consagró (junto con Monseñor de Castro Mayer) a cuatro Obispos, con intención de continuar su obra. Además ambos fieles Jerarcas de la Iglesia Católica (Ottaviani y Lefebvre) trazaron de un modo magistral los deberes de los Sacerdotes y de los fieles Católicos en cuanto a la defensa de la verdadera fe de la Iglesia; por lo tanto es racional creer que esos dos grandes prelados de la Santa Iglesia Católica son el Enoc y el Elías de los que nos habla la Santísima Virgen María, o los dos Testigos de los que nos hablan las Sagradas Escrituras en el Apocalipsis de Sn. Juan: "Y daré a mis dos testigos que profeticen..." Por otro lado, cabe esperar que estas profecías en cuanto a los dos testigos, tambien se cumplan literalmente, si la masonería llega a colocar al frente de la humanidad a su lider o anticristo encarnado, y de este modo Dios tambien mandará al mundo a sus dos siervos, a los cuales ha reservado para profetizar y sostener a su Iglesia antes de su Parusía, al final de los tiempos, justo antes del Juicio de las Naciones.]

 

Se cambiarán las estaciones. La Tierra no producirá más que malos frutos. Los astros perderán sus movimientos regulares. La luna no reflejará más que una débil luz rojiza. El agua y el fuego causarán en el globo terrestre movimientos convulsivos y horribles terremotos que tragarán montañas y ciudades enteras. Al primer golpe de la espada fulminante las montañas y la naturaleza entera temblarán de espanto porque los desórdenes y los crímenes de los hombres traspasan la bóveda de los Cielos. París será quemada y Marsella engullida. Varias grandes ciudades serán sacudidas y engullidas por terremotos. Se creerá que todo está perdido. No se verán más que homicidios, no se verá más que ruido de armas y blasfemias. ¡Ay de los habitantes de la Tierra! Habrá guerras sangrientas y hambres pestes y enfermedades contagiosas; Habrán lluvias de granizo y de animales espantosos; tempestades que arruinarán ciudades; terremotos que engullirán países; se oirán voces en el aire; los hombres se golpearán la cabeza contra los muros; llamarán a la muerte, y por otra parte la muerte será su suplicio. Correrá la sangre por todas partes. ¿Quien podrá resistir si Dios no disminuye el tiempo de la prueba? Por la sangre, las lágrimas y oraciones de los justos Dios se dejará aplacar.

 

[Tendríamos que estar ciegos para no darnos cuenta que estamos en medio del cumplimiento de ésta parte de la profecía. Aquí la Santísima Virgen María nos anunció los castigos materiales que sobrevendrían a la humanidad al final de los tiempos a consecuencia de la apostasía. Es a decir verdad impresionante como las catástrofes y calamidades que nos anuncia la Santa Madre de Dios se cumplen al pie de la letra en éstos tiempos. Aunque aun faltan algunas cosas por cumplirse, como el anuncio de "París será quemada y Marsella engullida" (aunque posiblemente sea una metáfora), es probable que dentro de poco tiempo vivamos el cumplimiento total de esta parte de la profecía. Más aquí la Santísima Virgen nos da la esperanza de que despues de eso, terminará la prueba por amor a los justos.]

 

Enoc y Elías serán muertos. Roma pagana desaparecerá; Caerá fuego del Cielo y consumirá a tres ciudades; el universo entero estará preso de terror. Y muchos se dejarán seducir por no haber adorado al verdadero Cristo, que vivía entre ellos. Ha llegado el tiempo: El sol se oscurece; solo la fe vivirá.

 

[Podemos ver que aunque estamos por vivir los hechos predichos,las profecías de las Sagradas Escrituras y el mensaje que hiciera María Santísima aún no se han cumplido en su totalidad a partir de aquí.Con santo temor podemos decir, que en este punto del mensaje hemos llegado al momento en que nos encontramos actualmente, y estando por llegar al 2012, los verdaderos Católicos casi estamos por sufrir la muerte espiritual de Enoc y Elías; y habrá sido consumada la apostasía de las naciones. Muchos se preguntarán ¿Cual es la muerte de Enoc y Elías? y la respuesta es obvia: Es la muerte de su obra espiritual. Y en este punto debe entenderse que, habiendo sido estos dos hombres los valuartes de la fe para la Iglesia Católica en los tiempos del anticristo, los verdaderos Cristianos se han apoyado en sus derectrices para no errar. Es sabido que a partir del Vaticano II y mas específicamente a partir del reinado de Paulo VI, la gran mayoría de los Católicos apostataron de la verdadera fe y así estos apóstatas con la humanidad entera adoraron al anticristo. Sin embargo quedaba una pequeña minoría de Católicos fieles a la Iglesia de siempre, pero, ¡ay del pueblo de Dios tan inconstante e infiel! ha llegado el momento que aun siendo tan pequeño el rebaño, aun muchos de aquellos que se dicen fieles a la verdadera Iglesia se dejarán seducir por no haber adorado a Jesucristo en espíritu y verdad, por haber amado al mundo, por amadores de sí mismos, por haber preferido los respetos humanos... ¡Ay de aquellos que siendo parte de la verdadera Iglesia Católica y conociendo la verdad se dejen seducir por el anticristo y uniéndose a él se conviertan en enemigos de Jesucristo! Pues como dice San Pablo a los Hebreos: "Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y así mismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio." Habrá quienes se pregunten: ¿Pero como es posible esto y como se llevará a cabo? la respuesta es sencilla; Desde hace varios años los Prelados y el Pueblo de Dios que seguían las directrices del Cardenal Ottaviani fueron adheriendose poco a poco a la Roma apóstata, por lo tanto puede decirse que su obra está muriendo... Y para completar ésta profecía hoy por hoy, Benedicto XVI ha logrado el "aggiornamiento" de la Roma pagana actual, de la ramera, con los últimos restos de la verdadera Iglesia de Jesucristo; con aquellos que habiendo conocido la verdad se dejan seducir por el anticristo y ahora traicionando su propia fe, siguen abiertamente al "falso profeta del anticristo" o llamándolo por su nombre, a Benedicto XVI, reconociéndolo y aceptándolo como verdadero Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, y asi leemos en la Biblia: “Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia." Por desgracia parece ser que está por caer la última institución y último valuarte visible de nuestra fe en estos terribles tiempos de apostasía general, la "Fraternidad Sacerdotal de San Pío X", la cual ha sido infiltrada y ahora tiene "tratos" con la Gran Babilonia, y que con esto está traicionando a Dios y asi mismo a su fundador Monseñor Marcel Lefebvre. Solo falta que se haga pública su traición al firmar el tratado de adhesión a Roma apostata para poder decir que "han muerto los antedichos Enoc y Elías". Y he ahí que solo quedará un pequeño rebaño fiel a la Verdadera Iglesia Católica fundada por Jesucristo Nuestro Señor. En el Apocalipsis se nos anuncia que "Cuando hayan acabado su testimonio, (los dos testigos) la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará.", "Y los de los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirán que sean sepultados.", "Pero despues de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron." A continuación dicen las Sagradas Escrituras "En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres; y los demas se aterrorizaron, y dieron gloria al Dios del cielo..." Asi se habrán cumplido estas profecias en el sentido espiritual. A continuacion leemos en el Apocalipsis; “El segundo ay pasó; he aquí, el tercer ay viene pronto”, Despues de esto podemos esperar que suceda lo que dice San Pablo a los Tesalonicenses: "Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyoadvenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. En ese momento habrá sido completado "el misterio de iniquidad" del que nos habla San Pablo, por lo tanto a partir de ese momento podemos esperar la manifestacion real y literal de los dos testigosque nos anuncian las Sagradas Escrituras, de el Enoc y el Elias reales, en persona, los cuales despues de haber cumplido su mision, serán matados por el anticristo y despues de tres dias se leventarán sobre sus pies, como nos lo anuncia el Apocalipsis, y asi la profecia se habrá cumolido espiritual y literalmente. En cuanto a que Roma pagana desaparecerá, tambien hay dos interpretaciones, la espiritual y la literal. En cuanto al modo espiritual de verificarse dicho suceso, si sabemos que habrá de manifestarse el hijo de perdicion, y que este mismo peleará la batalla final contra la Iglesia de Jesucristo, podemos creer que: Ese inicuo la destruirá desde sus cimientos, y acabará con la Iglesia aparente, inuaugurando una” nueva era”, fundando una “nueva iglesia universal”, fusionando y unificando todas las pseudo religiones y creencias, principalmente a las tres pseudo religiones poderosas: es decir, el Judaismo, el Islamismo y el Ecumenismo cristiano, de esto nos dice el Apocalipsis: “Y vi salir de la boca del dragon, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espiritus inmundos a manera de ranas; pues son espiritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos en la batalla de aquel gran dia del Dios Todopoderoso.” y entregará el Vaticano en manos de la masoneria, dejándolo desnudo de sus riquezas, entregando su reino a la primera bestia, tal como podemos leer en el Apocalip-sis: “Y los diez cuernos que viste en la bestia (los aliados del poder masónico) estos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego; porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que el quiso: ponerse de acuerdo, ydar su reino a la bestia(la primera), hasta que se cumplan las palabras de Dios”, por lo tanto , de ese modo Roma pagana desaparecerá. Así leemos en Zacarías: “No vivirás, porque has hablado mentira en el nombre del Señor”. Y la Santísima Virgen nos dice: "Ha llegado el tiempo: El sol se oscurece; solo la fe vivirá." Posiblemente la Sede Papal será trasladada a otro sitio, muy probablemente a Jerusalén o al Monte Carmelo en Israel, y por tanto leemos en el Apocalipsis: ”Y los reunio en un lugar que en hebreo se llama Armagedón(o campo de Meguido, el cual está en Israel)” o en Reyes III: “Anda, convoca a todo Israel al monte Carmelo, y a los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal, que comen en la mesa de Jezabel.” Por otra parte tambien cabe esperar que ésta profecía se cumpla literalmente y finalmente la ciudad de Roma sea destruida en el Juicio de las Naciones. Y asi se nos anuncia en el Apocalipsis: "Y un ángel poderoso tomó una piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo; Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia,la gran ciudad, y nunca más será hallada." y "Después de ésto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro; porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran rameraque ha corrompido la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella." "...Y el humo de ella sube por los siglos de los siglos."]

 

Yo dirijo una apremiante llamada a la Tierra; llamo a los verdaderos discípulosdel Dios que vive y reina en los Cielos; llamo a los verdaderos imitadores de Cristo hecho hombre, el único y verdadero Salvador de los hombres; llamo a mis hijos; a mis verdaderos devotos, a los que se me han consagrado a fin de que los conduzca a a mi Divino Hijo, los que llevo, por decirlo así, en mis brazos; los que han vivido de mi espíritu; finalmente llamo a los Apóstoles de los últimos tiempos, los fieles discípulos de Jesucristo que han vivido en el menosprecio del mundo y de sí mismos, en la pobreza y en la humildad, en el desprecio y en el silencio, en la oración y en la mortificación, en la castidad y en la unión con Dios, en el sufrimiento y desconocidos del mundo. Ya es hora que salgan y vengan a iluminar la Tierra. Id y mostraos como mis hijos queridos, yo estoy con vosotros y en vosotros, con tal que vuestra fe sea la luz que os ilumine en esos días de infortunio. Que vuestro celo os haga hambrientos de la gloria de Dios y de la honra de Jesucristo. Pelead, hijos de la luz, vosotros, pequeño número que ahí veis; pues he aquí el tiempo de los tiempos, el fin de los fines. Todos los pueblos y todas las naciones conocerán la verdad.

 

[A punto están de completarse las profecías Bíblicas en cuanto a la abominación desoladora y la total apostasía de las naciones; y que haya sido completado el misterio de iniquidad como dice en el Apocalipsis: "Porque ya está en acción el misterio de iniquidad; solo que hay quien al presente lo detiene (¿el Papa o el Papado?), hasta que él a su vez sea quitado de enmedio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos") Está por consumarse el misterio de Dios, como anuncia el Apocalipsis: "y juró... que el tiempo no sería más, sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas", por tanto ha llegado el momento en que deberá cumplirse esta parte de las profecías que nos anuncia la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, que hace aquí un apremiante llamado a sus devotos hijos, los verdaderos imitadores de Jesucristo, los fieles Católicos, y a los Apóstoles de los últimos tiempos, sus fieles Sacerdotes, los verdaderos dicípulos de Jesucristo, a los cuales impera que salgan e iluminen la tierra con la luz de la fe. Por tanto conmina a los hijos de la luz (a los verdaderos Católicos), los cuales son pocos, a pelear por la verdad en la última batalla, por tanto leemos en Efesios: ”Vestíos de toda la armadura de Dios para que podais estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de éste siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” Del mismo modo dice San Mateo a los Sacerdotes: “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. Y nos dice el Apocalipsis: "Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército." Y asi nos dice la Virgen Maria que ha llegado el tiempo de los tiempos y el fin de los fines (la ultima batalla y el fin de la apostasía con el Juicio de las naciones) y entonces todas las naciones conocerán la verdad. ]

 

Los justos sufrirán mucho; sus oraciones, penitencia y sus lágrimas subirán hasta el Cielo y todo el Pueblo de Dios pedirá perdón y misericordia e implorarán mi ayuda e intercesión. Entonces Jesucristo, por un acto de su Justicia y de su gran misericordia con los justos, mandará a sus ángeles que mueran todos sus enemigos. Entonces el agua y el fuego purificarán y consumirán todas las obras del orgullo de los hombres, y todo será renovado: Dios será servido y glorificado.

 

[San Marcos nos dice en el evangelio: "Y sereis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; más el que persevere hasta el fin, será salvo." Y en el Apopcalipsis: "...Vi tambien como un mar de vidrio mesclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestiay su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios." En cuanto a la muerte de los enemigos nos dice San Juan: "Vi en el cielo otra señal, grande y admirable; siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios." Y en la segunda epístola de San Pedro podemos leer: "pero los cielos y la tierra que exísten ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos." "Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas." "...esperando y apresurandoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiendose,serán deshechos, y los elementos, siendo quemados se fundirán." La Santísima Virgen nos dice que todo será renovado; el Apocalipsis nos dice: "Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, Yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas" y San Pedro nos dice: "Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia." Finalmente concordando esta parte del mensaje de nuestra Señora con el Apocalipsis: "...solo Tú eres Santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado."]

 

He aquí el tiempo; El abismo se abre. He aquí el rey de los reyes de las tinieblas. He aquí la bestia con sus súbditos, llamándose el salvador del mundo. Se remontará con orgullo por los aires para subir hasta el Cielo; será sofocado por el soplo de San Miguel Arcángel. Caerá y la Tierra que llevará tres días en contínuas evoluciones, abrirá su seno lleno de fuego; Será hundido para siempre, con todos los suyos, en los abismos eternos del infierno. De golpe los perseguidores de la Iglesia de Jesucristo y todos los hombres dados al pecado perecerán, y la Tierra quedará como un desierto.

 

[Podemos leer en el Apocalipsis; "Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió." "Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso pofeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas (Judaísmo, Ecumenismo e Islamismo: las tres grandes pseudo religiones monoteístas enemigas de la verdadera Iglesia de Jesucristo); pues son espíritus de demonios que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día de Dios Todopoderoso." "Y los reunió en el lugar, que en hebreo se llama Armagedón. El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no hubo jamas desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fué dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira." " ...hubo una gran batalla en el cielo:Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fué lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche." "Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre,donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos". Tambien el profeta Daniel nos díce; En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entónces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro." Finalmente referente al mensaje de nuestra Señora, podemos leer en Ezequiel: "Y convertiré la tierra en desierto y en soledad, y cesará la soberbia de su poderío; y los montes de Israel serán asolados hasta que no haya quien pase. Y sabrán que yo soy Yahvéh, cuando convierta la tierra en soledad y desierto, por todas las abominaciones que han hecho."]

 

Entonces será la paz, la reconciliación de Dios con los hombres; Jesucristo será servido, adorado y glorificado; la caridad florecerá por todas partes. Los nuevos reyes serán el brazo derecho de la Santa Iglesia, que será fuerte, humilde, piadosa, pobre, celosa e imitadora de las virtudes de Jesucristo. El Evangelio será predicado por todas partes y los hombres harán grandes progresos en la fe, porque habrá unidad entre los obreros de Jesucristo, y los hombres vivirán en el temor de Dios. * * *

 

[En cuanto a esta última parte de la profecía San Juan nos dice en el Apocalipsis: "Entonces uno de los ancianos habló, diciendome: Éstos que están vestidos de ropas blancas, ¿quienes son y de donde han venido? Yo le dije: Señor tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han blanqueado en la sangre del Cordero. Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos." "Y oí una gran voz del cielo que decia: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas pasaron." "Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y Yo seré su Dios, y él será mi hijo." Tambien dice en el Apocalipsis: "Vi volar por enmedio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo. diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a Aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de aguas." "¿Quien no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre?..."] * * *

 

¡Venga a nos tu reino! Amén.

 

* * *

Creo en el misterio de la Cruz.

Confieso a mi Señor Jesucristo.

Con mi vida defiendo el Evangelio y a la Iglesia,

que es: Una, Santa, Católica y Apostólica.

Amén.

 

P. H. de FD.

 

* * *

 

Oración a San Miguel Arcángel

 

San Miguel Arcángel, defiendenos en la lucha:

sé nuestro amparo contra las asechanzas

del demonio, que Dios manifieste sobre él

su poder, es nuestra humilde súplica.

Y tú, ¡oh Príncipe de la milicia celestial!

con la fuerza que Dios te ha conferido,

arroja al infierno a Satanás y a los demás

espíritus malignos que vagan por el mundo

para la perdición de las almas. Amén.

 

* * *

Ave María purísima, sin pecado concebida,

ruega por nosotros que recurrimos a tí.

 

* * *

 

La gracia sea con todos los que aman a

Nuestro Señor Jesucristo con amor inalterable.

Amén.”

(Efesios 6, 24)

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Oscar Ávila M. (miércoles, 03 abril 2013 20:02)

    Nunca había leído el mensaje de la Salette completo, he quedado impactado!
    Pero si nunca antes lo leí completo, mucho menos lo leí comentado, la explicación del mensaje me ha parecido sumamente veráz y coherente. Me gustaría poder hablar con quien lo comentó. Será eso posible?